El pasado día tres de diciembre fue una jornada muy especial. Celebramos con mucha ilusión nuestra cuarenta edición del curso de Practitioner en PNL.

Y quisimos hacerlo en un entorno diferente, donde poder disfrutar de las actividades del día, del espacio y de los jardines.

Fue una jornada llena, no solo de aprendizaje, sino de emociones y conocimiento personal.

Hemos llegado hasta este momento tras años de acompañamientos y aprendizajes compartidos, con la intención de aportar y recibir lo mejor de los intercambios. Entregándonos con alegría y presencia en el camino de este crecimiento personal que llamamos Programación Neurolingüística.

Quizás has realizado un curso o te has adentrado en el camino de la PNL realizando todo un recorrido formativo. Tal vez hayas seguido el desarrollo de tu carrera, profesión y posiblemente hayas notado algún cambio a lo largo del tiempo. Puede ser que hayas dado, incluso, un cambio de rumbo a tu aventura vital.

A ti, que estás leyendo este blog, queremos darte las gracias. Por tu confianza, por compartir con nosotros todos esos momentos, “ese darte cuenta” y por permitirnos también crecer y enriquecernos recorriendo juntos una parte del camino.

¡Gracias!