La barca rojiza

Hace muchos años, en unas tierras muy lejanas, había un bosque. Y en ese bosque había un claro donde crecía un frondoso árbol de madera rojiza que no se había visto nunca antes.

A Hannah le encantaba ese árbol. Su abuela siempre le contaba cuentos sobre los dioses del bosque y sus propiedades mágicas. 

Hannah estaba convencida de que aquel árbol rojizo era uno de esos dioses. Siempre que Hannah se sentía confundida o perdida, se sentaba bajo del árbol, cerraba los ojos y el árbol la hacía soñar. Soñaba con pequeños detalles, señales que le indicaban un camino. Hannah siempre despertaba con una inmensa sensación de confort, seguridad y claridad. Y durante muchos años, Hannah estuvo visitando aquel árbol para que la guiara en sus decisiones.

Pero desgraciadamente, una primavera llovió mucho. Las lluvias inundaron el bosque e hicieron ceder las tierras. El árbol rojizo cayó y de aquel lugar donde Hannah se sentaba a soñar ya solo quedaba un árbol caído y un riachuelo que siguió llevando agua mucho tiempo después de que cesaran las lluvias.

Un día, Hannah, con enorme tristeza, se acercó al árbol y se sentó sobre el tronco. Los ojos se le llenaron de lágrimas y al cerrarlos, volvió a soñar. Soñó con una barca, y con el riachuelo. Hannah despertó con una extraña sensación de claridad. «Me seguirás guiando» dijo.

Al día siguiente Hannah llevó herramientas y construyó a partir del tronco del árbol caído una pequeña barca rojiza. Era igual que la del sueño. La deslizó hasta el agua, se subió, cerró los ojos y se dejó llevar por el río.

Se hizo de noche, una noche muy oscura, y Hannah estaba tumbada en la barca de la madera de ese árbol rojizo. No veía por dónde iba, ni sabía a dónde lo hacía, pero podía ver las estrellas. Tuvo una sensación de confort, seguridad y claridad. En ese momento comprendió, que con esa sensación, el camino que eligiese no importaba.

Empezaba a amanecer y la barca se había atascado ante un camino que se adentraba en el bosque. Hannah no dudó. Se bajó de la barca y se adentró en aquel camino.

Tomeu Rosselló

Picture of Tomeu Rosselló
Tomeu Rosselló
Profesor Didacta PNL

Compartir

Ultimos Artículos

×