¡Deseos de autoestima y autocompasión para 2024!

Al iniciar el año, tendemos a formular deseos y un buen y feliz año. Me gustaría centrarme en dos deseos para todos y todas en unos momentos quizás difíciles para muchas personas: mejorar la autoestima y la autocompasión a cada uno de nosotros.

La autoestima y la autocompasión son dos conceptos relacionados con el amor propio y el bienestar emocional, pero tienen distintos enfoques.

La autoestima hace referencia a cómo nos valoramos y sentimos sobre nosotros mismos, mientras que la autocompasión implica tener compasión hacia uno mismo en momentos de dificultad o sufrimiento. Aunque pueden parecer similares, existen diferencias clave entre ambas.

La autoestima se basa en la valoración y el juicio que tenemos sobre nosotros mismos. Se trata de cómo nos percibimos en términos de habilidades, apariencia física, logros y competencia en diversas áreas. La autoestima saludable implica tener una perspectiva positiva de uno mismo, reconociendo nuestras fortalezas y aceptando nuestras debilidades. Se trata de sentirnos seguros y satisfechos con quienes somos.

Por otra parte, la autocompasión se enfoca a cómo nos tratamos a nosotros mismos cuando afrontamos dificultades o fracasos. Implica tener comprensión y amabilidad hacia uno mismo, como tendríamos hacia un amigo cercano. La autocompasión nos permite aceptar nuestros errores y defectos sin juzgarnos con dureza, y nos anima a cuidarnos y consolarnos en momentos de sufrimiento.

Una diferencia fundamental entre la autoestima y la autocompasión es la forma en que reaccionamos ante el fracaso. La autoestima puede ser frágil y vulnerable, ya que a menudo se basa en la comparación con los demás y en la búsqueda constante de validación externa. Cuando afrontamos un fracaso, la autoestima puede verse afectada, lo que puede conducir a sentimientos de inferioridad y falta de valía personal.

Sin embargo, la autocompasión nos permite abrazar el fracaso como parte normal de la experiencia humana. Se basa en la idea de que todos cometemos errores y afrontamos dificultades en algún momento de nuestras vidas. La autocompasión nos anima a tratarnos con gentileza y comprensión en vez de castigarnos o criticarnos. La autocompasión nos ayuda a desarrollar la resiliencia emocional, manejar el estrés y cultivar una mentalidad más positiva. Nos permite aprender de nuestros errores sin caer en la autocrítica despiadada, fomentando así un mayor bienestar emocional y una autoestima.

 

Aquí tienes algunos ejercicios y prácticas que puedes hacer para mejorar tu autocompasión y autoestima en 2024:

  • 1. Autodiálogo amable. Practica hablar contigo mismo de forma amable y compasiva cuando te enfrentes a situaciones difíciles. Procura ser tu propio mejor amigo.
  • 2. Escritura de diario. Dedica tiempo a escribir en un diario sobre tus pensamientos y emociones, especialmente cuando te sientas estresado o crítico contigo mismo. Escribe sobre tus desafíos y dificultades con una actitud de compasión, enfocándote a cómo puedes aprender y crecer a partir de estas experiencias.
  • 3. Práctica de mindfulness. El mindfulness puede ayudarte a desarrollar la autocompasión al estar más presente en el momento y cultivar una actitud de aceptación hacia tus pensamientos y emociones.
  • 4. Visualización compasiva. Imagina una versión compasiva de ti mismo, un “yo compasivo”, y visualízate interactuando con esta versión en momentos de dificultad.
  • 5. Amabilidad hacia uno mismo. Tratate con amabilidad y comprensión, como lo harías con un amigo cercano. Reconoce tus dificultades y errores sin juzgarte de forma negativa.
  • 6. Humanidad compartida. Reconoce que el sufrimiento es parte de la experiencia humana y que no estás sólo en tus desafíos. Comprende que todos enfrentamos luchas y dificultades en algún momento.
  • 7. Autenticidad. Permítete ser honesto contigo mismo sobre tus emociones y necesidades. No te juzgues por sentir ciertas emociones y busca maneras saludables de expresarlas y procesarlas.

 

Y algunos más como autocuidado, identifica y desafía tus pensamientos negativos, rodéate de personas, establece metas realistas, celebra tus logros, acepta tus imperfecciones, practica la gratitud.

Espero que estas prácticas te resulten útiles. ¡Recuerda que eres valioso y capaz!

Ambas tienen beneficios únicos: la autoestima puede ayudarnos a construir una mentalidad positiva ya afrontar desafíos con confianza, mientras que la autocompasión nos brinda apoyo emocional y nos ayuda a superar la autocrítica y la autocomparación.

 

Sé amable contigo mismo a lo largo del camino y celebra tus avances, por pequeños que sean.

¡Te deseo mucho éxito en tu práctica de autoestima y de autocompasión en 2024!

 

 

Antoni Lacueva
Antoni Lacueva
Profesor Didacta PNL / Coach Certificado / Instructor certificado Mindfulness

Compartir

Ultimos Artículos

×